Mil maneras de revivir a Laura Palmer

Hace escasos días, un amable repartidor llamaba a mi puerta con un pequeño, pero vistoso, paquete bajo el brazo. Tras una firma y una dedicada sonrisa de oreja a oreja corro a por unas tijeras. No habían pasado ni tres meses desde que compré Twin Peaks en DVD, y ahora deciden reeditarla en Bluray. (La cámara se sitúa sobre mí con un ángulo cenital y comienza a ascender vertiginosamente mientras entono un sonoro “¿!!Por quéeee!!?”). En fin, para cuando consigo abrir el paquete, mi ya desfasada edición en DVD ha volado en manos de una amiga. Al menos recuperé algo de dinero y el capricho no me salió tan caro. Pero eso es lo de menos, porque acabo de darle al play y ahí está, Laura Palmer.

Ya han pasado 25 años desde su muerte, y sin embargo parece estar más viva que nunca.

Twin Peaks marcó un punto de inflexión en la ficción televisiva de los 90. Su compleja narrativa y su estilo crearon un precedente en la forma de ver y tratar una serie de televisión, de la que aun, hoy día, muchas producciones continúan bebiendo.

Creada por David Lynch y Nick Frost (más por Lynch que por Frost), la serie narra la historia de Dale Cooper, un agente del FBI que se traslada al pueblo de Twin Peaks, para resolver el asesinato de la joven Laura Palmer. Durante su estancia en el pueblo, Cooper descubre a sus peculiares habitantes, así como el misterio que envuelve a tan fantástico lugar.

Twin Peaks desafiaba la convencionalidad de la televisión comercial de la época. Es más, carecía de todo aquello que uno podía esperar ver en una serie de televisión. Y sin embargo, logró triunfar. Combinó géneros y huyó de sus clichés más característicos, creando una narración a su propia medida. Acercó el cine a la televisión gracias a la implicación de Lynch en el proyecto, que logro dotarlo de un estilo cinematográfico, totalmente alejado a lo que la pequeña pantalla acostumbraba a mostrar. Sorprendió a público y crítica, y abrió la mente a los creativos televisivos, empujándoles a experimentar con guionistas y directores ajenos al medio. Por lo que no es de extrañar que producciones posteriores heredaran su legado.

¿Encuentran alguna similitud entre los agentes Mulder y Dale Cooper? Expediente X hace un claro homenaje, en este sentido, a Twin Peaks. Llevando su estilo y narrativa un paso más allá. También podemos encontrar referencias en Lost, una serie coral en la que cada personaje adquiere un rol muy específico, al igual que los habitantes de Twin Peaks; y en la que el misticismo es un elemento clave. Otros ejemplos son Fringe o The Killing.

De este modo, y pese a que fue cancelada tras el final de su segunda temporada, la serie permaneció en el imaginario colectivo. Su idílico escenario, sus carismáticos y extraños personajes, sus tartas de cereza, y los reveladores sueños del agente Cooper pasaron a formar parte importante de la historia de la televisión.

Laura Palmer sigue viva, solo hay que buscarla entre el aluvión de series de estos últimos años.

Advertisements